• July 12th, 2024
  • Friday, 11:33:23 PM

La Transición a Vehículos Eléctricos nos Ayudará a Enfrentar la Crisis Climática


 

Ana Rios

 

La crianza de los hijos implica muchas lecciones en la toma de decisiones. En mi familia, una de las mejores decisiones que hemos tomado es reducir nuestra huella de carbono. Cuando compramos nuestra casa en Albuquerque hace casi seis años, instalamos un sistema de energía solar. Queríamos que nuestros tres hijos entendieran la importancia de tomar decisiones que beneficien no solo a nuestra familia sino también a nuestra comunidad. Pronto nos dimos cuenta de que nuestro sistema generaba más energía de la que usábamos y nos preguntamos: ¿cómo podemos usar mejor esa electricidad? Unos meses después, cuando mi esposo estuvo involucrado en un accidente de tránsito que resultó en la pérdida total de su vehículo, tuvimos nuestra respuesta. Vimos este evento aterrador como una oportunidad para dar un paso más hacia la reducción de nuestra huella de carbono y compramos un Nissan Leaf usado, nuestro primer auto eléctrico.

 

Entre las amenazas de incendios forestales y el calor extremo, los Nuevo Mexicanos entendemos muy claramente los impactos del cambio climático. Esto es especialmente cierto para las familias hispanas y/o latinas como la mía, que constituyen casi la mitad de la población de Nuevo México y son las más afectadas por  la contaminación del aire y el calor extremo, que están detrás de muchos problemas de salud que enfrentamos.

 

Anteriormente pensaba que la única forma de tener un auto eléctrico era invertir en uno costoso, pero no es así.

 

La transición a vehículos eléctricos nos ayudará a enfrentar la crisis climática y reducir la contaminación del aire. El sector del transporte es la segunda fuente más grande de contaminación climática en Nuevo México, y nuestros automóviles, camiones y autobuses que funcionan con combustibles fósiles arrojan contaminación dañina a nuestro aire. Hablamos de los vehículos que transportan los bienes y servicios que utilizamos, y también de los vehículos que utilizamos a diario para llevar a nuestros hijos al colegio, ir al supermercado y realizar nuestras diferentes necesidades diarias. Con la expansión de los vehículos eléctricos, esto puede cambiar.

 

Una encuesta reciente muestra que aproximadamente el 60% de los latinos cree que es importante cambiar a energías renovables y vehículos eléctricos; sin embargo, todavía no creen que los vehículos eléctricos sean accesibles. Pero las barreras de acceso se están disminuyendo. Anteriormente pensaba que la única forma de tener un auto eléctrico era invertir en uno costoso, pero no es así. Hoy existe una amplia variedad de vehículos eléctricos que son asequibles y reducen los costos de combustible. Con el paso del tiempo, la oferta y la demanda de estos vehículos aumentará, lo que los hará aún más accesibles a nuestros bolsillos. El crédito fiscal para vehículos eléctricos de $7,500 que es posible gracias a la Ley de Reducción de la Inflación también ayudará a que los vehículos eléctricos sean una realidad para las familias en todo Nuevo México y en todo el país.

 

Aunque pueden costar más al principio, el ahorro a lo largo de su vida útil puede ser considerable. Cuando experimentamos el aumento de los precios de la gasolina, nuestro pequeño automóvil eléctrico ha sido de gran ayuda. No solo hemos ahorrado dinero al no pagar la gasolina durante cinco años, sino que también hemos ahorrado en facturas de servicio porque los vehículos eléctricos necesitan mucho menos mantenimiento que un vehículo convencional.

 

Mi trabajo con Moms Clean Air Force y su programa de compromiso latino, EcoMadres, me ha brindado la oportunidad de buscar el cambio e invitar a los miembros de la comunidad a que lo vean y sean parte de él.

 

Con el compromiso de la Gobernadora Luján Grisham para con los Estándares Avanzados de Autos y Camiones Limpios, las familias de Nuevo México tendrán acceso a autos más asequibles y cero contaminantes. Este movimiento demuestra un compromiso con las políticas de sentido común que mejorarán nuestra salud, protegerán nuestro clima y nos ahorrarán dinero.

 

 

Ana Rios es la organizadora de campo de Nuevo México Nuevo México para Moms Clean Air Force.  Ella tiene un historial de voluntariado para organizaciones de justicia Ambiental.